Paso del General San Martín por Mendoza

San Martin en Mendoza

El espíritu del gran libertador permanece en la tierra que fuera cuna de una de las hazañas más grandiosas de la historia de nuestra Argentina.

El 10 de agosto de 1814, cuando Don José de San Martín fue nombrado gobernador intendente de cuyo, se inició el plan de liberación del continente. En Mendoza se organizó el Ejército de los Andes, que cruzó la cordillera, dando vida así a nuestra mayor épica militar. Hoy, algunos sitios, testigos de aquellos días, son de gran atractivo turístico.

San Martín había solicitado este cargo respondiendo a un motivo muy bien pensado: consideraba que Mendoza era el sitio estratégico para la guerra de la independencia. Su proyecto era armar al pie de los Andes un ejército que cruzara la cordillera para liberar a Chile de los españoles y de ahí seguir hasta Lima. Ese plan resultó ser todo un éxito. Pero además, San Martín, que gobernó hasta el 17 de octubre de 1816, desarrolló una organizada gestión civil. Pese a tener en contra el marco de una economía de guerra y un inédito estado de militarización de la sociedad mendocina, logró reordenar el fisco, reactivar las industrias y generar otras nuevas, ejecutar obras públicas y, muy especialmente, preocuparse por el bienestar de la gente. Por poner un ejemplo, una de sus primeras acciones de gobierno fue transformar un paseo que había creado el Cabildo local en 1808 al oeste de lo que entonces era la ciudad (en la actual Área Fundacional). Le hizo plantar álamos, lo prolongó en dos cuadras y le colocó bancos para los paseantes. La iniciativa tenía una doble estrategia: hermosear el recorrido y generar un nuevo espacio de sociabilización separado de la Plaza Mayor –hoy Pedro del Castillo–, que en ese momento era uno de los centros de actividades militares y para fusilamientos. Así nació la Alameda, que sigue en su lugar (aunque sin álamos).

Si bien los cuyanos fueron beneficiados por las obras del gobernador intendente José de San Martín, también vieron cómo su vida cotidiana cambió drásticamente cuando la región se convirtió en un taller de guerra. Buenos Aires ayudó con la formación del Ejército de los Andes, pero la mayor parte de los fondos, la fuerza de trabajo, armas, vituallas, ropas y caballería, entre otros recursos, fueron aportados por Cuyo. A poco de partir a Chile, a principios de 1817, el general le escribió a Tomás Godoy Cruz, quien estaba en Buenos Aires, destacando que le faltaban salud, tiempo y dinero, "pero estamos en la Provincia de Cuyo y todo se hace; no hay voces ni palabras para expresar lo que son estos habitantes”.

Casi 190 años después de su paso por Mendoza, en la escenografía local todavía quedan en pie -y en general en funcionamiento- varias de las obras que puso en práctica durante su mandato o que impulsó mientras con su ejército se batía por la libertad del sur del continente.

El turismo histórico en Mendoza comienza por conocer los sitios donde el General San Martín desarrolló su actividad, donde quedaron marcadas sus acciones de Gobernador, de estratega y de hombre simple y sencillo. En este sentido, Mendoza "lo tiene todo”: sitios y lugares donde encontrar al gran militar, al conductor, al político, al libertador y al padre de familia.

Se las puede ver a diario: el paseo Alameda, el Archivo General de la Provincia, la biblioteca pública que lleva su nombre y canales de riego son algunas de esas concreciones que se mantienen y llevan la impronta del Libertador.

Uno de los mejores circuitos de turismo histórico de Mendoza es conocido como las"Rutas Sanmartinianas”ordenadas y contextualizadas para permitir conocer la historia de nuestro prócer y a la vez, disfrutar de esta provincia con toda la fuerza de sus atractivos.